domingo, 28 de abril de 2013

El Herradero (y II): Numeración y matices

 El herradero, independientemente de si es a la antigua usanza o con el moderno cajón, tiene como finalidad marcar a fuego a los becerros una vez que han sido destetados. Además, si no se hizo en el momento del enchapado, se suele hacer la señal de oreja correspondiente a cada ganadería.


Las marcas a fuego que se hacen a cada animal, como norma general, serán cuatro: el guarismo (última cifra del año ganadero en que haya nacido el becerro) que se sitúa en la paletilla, un número identificativo único para cada animal situado en el costillar, la marca de la asociación ganadera a la que pertenezca la ganadería en cuestión y el hierro identificativo de la ganadería. Estos dos últimos hierros van situados en la parte trasera del animal, uno en la parte baja del anca y el otro en la llana o solana (parte superior del miembro posterior). Esta colocación depende de cada ganadería, si bien en la zona del sur el hierro de la ganadería suele ir abajo y en la zona de Salamanca suele ir el hierro arriba. Todas estas marcas a fuego van en el mismo lado del animal, que suele ser el derecho (salvo excepciones como la ganadería de Baltasar Ibán donde se hierra en el lado izquierdo).

Número, guarismo, sigla de la UCTL y el hierro de la ganadería
En cuanto al número asignado a cada animal depende del sexo del becerro, de las costumbres de la ganadería e influye mucho la extensión de la ganadería y de las camadas a herrar. Así lo normal es herrar a todos los machos de una misma camada empezando por el nº 1 hasta herrarlos todos, acabando en el número que sea. En ganaderías muy largas se puede llegar hasta el nº 200 e incluso superarlo.

En camadas muy extensas se puede llegar a superar el 200, como en este caso: nº 220
En ganaderías muy cortas los machos se pueden herrar en correlación al guarismo que corresponda. Si el guarismo es par se herrarán todos los machos con números pares empezando por el nº 2 y si es impar se herrarán con números impares empezando por el nº 1. Así permite diferenciar a los machos de diferentes camadas sin necesidad de observar el guarismo del animal. Si bien esto no es muy común y se circunscribe a ganaderías muy cortas.

Dos toros del guarismo 8, herrados con números pares
En hembras también hay varios procedimientos de herrado. En ganaderías muy largas se empieza por el nº 1 pudiendo llegar hasta el nº 999. Si en el herradero de un año la última becerra herrada fue con el nº 150 el siguiente año comienzan a herrarse las hembras con el nº 151 y sucesivamente. El año que se llegue al nº 999 se comenzará con el nº 1. Dependiendo de la extensión de las camadas este ciclo durará más o menos años.

Vaca nº 371 del guarismo 9. No existe relación entre el número y el guarismo
En ganaderías con camadas medianas que no superan las cien hembras se puede recurrir a otro procedimiento. Se hierran las becerras poniendo en el número del costillar el número del guarismo. Así el año que corresponda el guarismo 4 se comienza por el nº 400, el que corresponde el guarismo 5 se comienza por el nº 500 y así sucesivamente. Esto permite saber el guarismo, y en consecuencia la edad del animal, sólo con observar su número de costillar.

Vaca nº 573 del guarismo 5. Existe relación directa entre el número y el guarismo
Por último, en ganaderías muy cortas existe otro procedimiento de herrar las hembras. Al haber tan pocos animales se sustituyen números. Si se mueren las vacas nº 23 y la nº 35 ese año se hierran dos becerras con el nº 23 y nº 35 cubriendo las vacas que causaron baja. Cubiertas las bajas se prosigue herrando por donde corresponda la numeración normal del herradero.

Si bien la númeración de los animales, sobretodo en hembras, es muy particular y depende mucho de cada ganadería. También se realiza, si no se realizó junto al enchapado, la señal de oreja. Se suele usar la navaja de algún vaquero y se le hace al animal la señal característica de la ganadería. Esta señalización en los últimos años solo se realiza en los machos ya que las hembras deben llevar los crotales de identificación y con la señal de oreja es más fácil que los pierdan.

La señal de oreja también se realiza en el herradero, en este caso: rasgada
Otros factores a tener en cuenta en los herraderos son el pelo del becerro y el comportamiento. El veterinario hace una reseña detallada del pelo del animal que junto con el número y el guarismo harán a cada animal único en la ganadería. Es un verdadero lujo para los sentidos observar un herradero en ganaderías con variedad cromática ya que puedes ver multitud de pelos y accidentales en una sola mañana.

En los herraderos tienes la posibilidad de ver multitud de pelos y particularidades
Por último un matiz que siempre me gustó mucho es escuchar los comentarios de los vaqueros sobre el comportamiento de los becerros. Resulta curioso como a los que se quejan mucho y berrean los tachan enseguida de "mansos" y a aquellos becerros que aguantan el herrado sin berrear y protestar los califican de "bravos". También atribuyen como "mansos" aquellos animales que una vez han salido del cajón se vuelven y se arrancan. Son sólo matices, dignos de escuchar, de los sabios del campo.

A los vaqueros no les gustan los que berrean y se vuelven arrancados
Así termina la identificación y el herradero de los becerros que hace poco fueron destetados de sus madres. Ya son independientes, tienen un número asignado, pertenecen a un guarismo, tienen su pelo marcado en la ficha y vivirán su vida en la dehesa hasta que tengan que demostrar su bravura en la plaza, aunque algunos matices hayan sido "adivinados" por los sabios del campo...

11 comentarios:

  1. Buena entrada Alberto. Con cosas como esta, muchas personas aprenden a ver todo aquello que lleva en el lomo un toro cuando sale al ruedo. Me imagino que lo tendrás previsto para otra entrada y lo explicarás mejor, pero podias haber comentado lo del año ganadero, que si que influye en el guarismo.

    Con respecto a lo que dices de los becerros que aguantan sin berrear en el herradero, hay una relación muy directa con lo que dices. A mi siempre me llamo la atención este comentario de la gente de campo, y me solia quedar con los numeros de los que no berreaban para ver el resultado a los cuatro años. Y la mayoria salian muy buenos.

    Un abrazo Alberto y enhorabuena por la entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARIN: ¡Ya hasta adivinas las entradas! Efectivamente ya que es algo más complicado y se iba a hacer la entrada demasiado larga he pensado dejar ese tema para otra entrada. He pensado escribir sobre el año ganadero el 30 de junio para que así se pueda entender mejor porque aparecen toros con el guarismo del año siguiente. Otros años he visto como aficionados los calificaban de novillos solo por tener el guarismo del año siguiente y decían que era antirreglamentario y no sé que más incoherencias. Por eso he pensado dejarlo para ese tiempo, para que así si sale alguno con el guarismo 0 se entienda el motivo y que es algo reglamentario.

      Es que eso de los becerros es algo precioso. Nunca me dió por apuntarlos pero te creo firmemente en que la mayoria salían buenos. Cuando los vaqueros lo dicen es por algo y no suelen equivocarse. Si no saben ellos ¡quién va a saber!

      Un abrazo MARIN y muchísimas gracias.

      Eliminar
    2. Me lo imaginaba por lo mismo Alberto, porque yo también me he encontrado con "enteradillos" sentados a mi lado en el tendido con eso de que "este es de otro guarismo diferente al de este año" y cosas de esas. Y es que es tan largo de contar...

      Ten entiendo. Un abrazo.

      Eliminar
  2. He descubierto tu blog recientemente, es muy interesante.
    Muy buenos los dos reportajes del herradero.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa Molina:
      Muchas gracias. Me alegro de que te guste. Espero que los siguientes reportajes te sigan gustando.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Alberto: hace unos días que no escribo. He estado muy liado y con relación a los toros, todavía estoy con el susto en el cuerpo por el miedo que me hizo pasar una eralota el domingo pasado en Vitigudino.
    Era de la ganadería de Rollanejo, probablemente la única ganadería de propiedad municipal y que por cierto, guarda relación a esta entrada. Al igual que en la ganadería de Iban también hierran sus reses en el lado izquierdo.
    Me encantan las entradas del herradero.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felipe: Es que, a veces, el miedo no lo da el tamaño o los pitones sino la bravura y el comportamiento del animal. Un vaquero me decía que a él no le dan miedo los cuernos sino ¡la velocidad que traen!

      ¡Que curioso! No sabía que hubiese una ganadería de propiedad municipal y tampoco que hubiese más ganaderías que herrasen en el lado izquierdo. Gracias por la información Felipe. Me ha resultado muy curioso.

      ¡Un abrazo y muchas gracias!

      Eliminar
  4. Alberto:
    Aparte de Marín, que es un privilegio tenerlo cerca, aunque viva a muchos kilómetros de uno, porque algunos lo sentimos al lado, se te ha enganchado una buenísima aficionada, que habla poco, pero que tiene una sensibilidad para el toro fuera de lo normal, como su afición. Es una de mis debilidades en esto de los blogs, que me ha hecho disfrutar del aire fresco que desprende al escribir. De tu entrada sólo puedo añadir que no hay quién aguante el olor a pollo quemado que se desprende según se va leyendo el texto. Esto son entradas con efectos especiales.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo también coincido contigo Enrique en lo de esta pedazo de aficionada como es Isa Molina. Suerte que tenemos muchos al tenerla por nuestros sitios.

      Saludos a todos.

      Eliminar
    2. Enrique, Marin: He pasado más de una vez por el blog de Isa y me ha gustado bastante. A partir de ahora seguiré vuestros consejos y estaré más atento para que no se me pase ninguna entrada.

      Gente como ustedes y como Isa es lo que le hace falta al toro y a la fiesta. Espero ir conociendo más "En barrera" para seguir aprendiendo.

      ¡Un saludo a todos y gracias por la recomendación!

      Eliminar
  5. Me dejáis sin palabras, no se que decir… yo solo soy una aficionada a la que le queda mucho por aprender. Para mi es un lujo que Enrique y Marín lean mi blog, como aficionados para mi son un espejo. Y con tu blog Alberto espero seguir aprendiendo cosas del campo bravo y de la tauromaquia.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Querido visitante si tu mensaje tiene intención de insultar, faltar el respeto a alguien, agredir verbalmente o es un comentario "antitaurino" faltando el respeto a los demás no te molestes en escribir puesto que no será publicado. Muchas gracias por la comprensión.