jueves, 10 de octubre de 2013

Tienta de hembras

Las hembras, con dos años cumplidos, deben enfrentarse a su destino. Llega el momento de demostrar su bravura en la plaza de tientas, llega el momento del tentadero. Ahora toca ganarse la vida en el ruedo. Del comportamiento en la tienta dependerá el futuro. Algunas se ganarán la vida regalada en la naturaleza con el único deber de criar toros bravos, mientras otras acabarán en el oscuro y frio matadero.

Llegó el momento de enfrentarse a su destino...
...y de demostrar su bravura en la plaza de tientas
La tienta en sí es muy subjetiva pues depende de cada ganadero. Lo más habitual es tentar a las hembras cuando son eralas (con dos años), aunque existen excepciones y algunos ganaderos prefieren tentarlas de utreras y otros de añojas. En mi opinión, a más edad más definido está el comportamiento del animal y es más fácil verlo. A pesar de que tentarlas de utreras tiene más coste, puesto que hay que alimentar a la becerra un año más, creo que es favorable. Tentarlas de añojas tiene la ventaja económica pero el comportamiento del animal no está tan definido y puede dar lugar a confusiones que, con el tiempo, pueden salir más caras.

Las añojas tienen menos fuerza y el comportamiento menos definido
Otro parámetro personal del ganadero es la forma de dirigir el tentadero. Hay ganaderos que exigen más en el caballo y otros que exigen menos y le dan menos importancia. Pienso que el comportamiento en el peto es algo fundamental para determinar el destino de la becerra. Lo más común es poner a la becerra a media distancia en el primer puyazo y luego ir aumentando la distancia en las sucesivas entradas al caballo. Hay ganaderías que exigen a sus vacas solo dos puyazos, mientras en otras pueden llegar hasta nueve o diez. En mi opinión cuanto más entradas al caballo más información tienes. La becerra que es brava se va viniendo arriba en cada puyazo y te deja claro cual es su condición. La que es mansa puede salirse suelta en el sexto puyazo rehusando la pelea. Creo que con dos o tres puyazos no puedes hilar tan fino como con diez.

En los primeros puyazos se ponen a media distancia...
...y después más largas, demostrando las bravas su bravura...
...y las mansas su mansedumbre
También hay que tener en cuenta el torero que realiza el tentadero. No es fácil encontrar buenos toreros para tentar. No es lo mismo ser buen torero que ser buen tentador. El torero en la tienta tiene que conocer las querencias del animal, tiene que saber poner la becerra en el sitio que pide el ganadero con el menor número de capotazos posibles y, en la muleta, debe ser capaz de torear para la becerra y mostrar sus virtudes y sus defectos. Normalmente, además de los compromisos, el ganadero tiene unos toreros a los que siempre recurre para tentar sus animales. De nada sirve un torero que toree muy bien pero que no sea capaz de "enseñarle" la futura vaca al ganadero.

El tentador debe conocer las querencias...
...poner al animal en suerte con los mínimos capotazos...
... y saber enseñar las virtudes y defectos de las becerras...
...exprimiéndolas al máximo
Después de que el torero haya toreado a la becerra hay ganaderos que permiten a los aficionados "de tapia" pegarle varias tandas al animal. Además de colaborar con el futuro de la tauromaquia el ganadero puede ver al animal en manos menos expertas. En algunas ganaderías pueden salir hasta tres aficionados a una misma becerra. Así el ganadero exprime al máximo al animal y además puede ver detalles que en un solo torero quizás no pudiese ver.

Algunos aficionados le dan varias tandas a la becerra, unos con más fortuna...
...que otros
La virtud de un buen ganadero no está solo en saber guiar el tentadero, además debe estar muy atento a todas las reacciones del animal. En la tienta el ganadero debe observar cada detalle y cada reacción y además debe saber interpretarlo. En algunas ganaderías no se tientan más de cuatro becerras en un mismo tentadero para que no se escape detalle e incluso graban el comportamiento del animal para poder analizarlo después detenidamente. El ambiente que rodea a esta faena campera debe ser serio y de silencio, pues cualquier movimiento o sonido puede distraer a la becerra e influir negativamente en su comportamiento.

El ambiente debe ser serio para evitar distracciones de las vacas
El tentadero, además de servir para elegir a las futuras vacas de la ganadería, le da mucha información al ganadero. Es en la plaza de tientas donde comprueba el resultado de las decisiones que tomó hace unos años. En la tienta comprueba como le está dando cada semental, determina si debe quitar alguna vaca que no le ha dado demasiado bien, sabe en que situación tiene la ganadería y, además, puede intuir el comportamiento de los machos de la misma camada que las hembras que está tentando. El tentadero es, en definitiva, el laboratorio de pruebas de la ganadería...

11 comentarios:

  1. Entradón Alberto, como los de Pepe el del Madrid. Estoy de acuerdo contigo en lo de la cantidad de puyazos. Para asegurarte de la bravura tienes que llevarla contra mas veces y mas lejos al caballo mejor. Hay algunas que al segundo ya cantan la gallina, pero he visto a algunas ir cuatro veces bien y a la quinta decir que nones.

    El tentadero es tan fundamental, que es donde se forma una ganadería o se va al traste la misma. Una vez, cuando tenía doce o trece años y empezaba a asimilar conceptos y a maravillarme todo esto, que un ganadero me dijo en un tentadero: "Una ganadería se hace en el matadero". Al principio no entendía mucho aquello, pero luego me di cuenta que si una vaca te tiene en duda no la puedes dejar porque te fallará seguro. Solamente puedes confiar en la que es superior... y ni aun así. Ese ganadero se llamaba D. Celestino Cuadri (D.E.P.). El implantó este sistema en su ganadería y que afortunadamente hoy siguen sus hijos y nietos. Y no creo que les vaya mal.

    Enhorabuena una vez mas por la entrada Alberto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARIN:

      A D. Celestino Cuadri no le faltaba razón. Cuanto más exigente eres en los tentaderos mejor para tu ganadería, porque cuanto menos animales apruebas más fino seleccionas. El ganadero se debe quedar con lo realmente extraordinario y a ese animal extraordinario debe buscarle los defectos para intentar mejorarlo. El mejor ganadero es el que más defectos ve en sus animales y el peor ganadero es el que solo ve virtudes. Por eso esa frase tan genial debería ser el sistema no solo de Cuadri sino de todas las ganaderías.

      ¡Muchísimas gracias amigo MARIN! Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Alberto.Felicidades por esta nueva entrada y gracias por darnos a conocer todo lo que se cuece en una ganadería brava.Una curiosidad:dices que "no es lo mismo un buen torero que un buen tentador" y ahí van las preguntas ¿las primeras figuras actuales son buenos tentadores? y ¿hay ganaderos que tienen tentadores fijos de esas primeras figuras?De nuevo muchas gracias y un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco Gallardo:

      Amigo Paco he de decirte que no te puedo dar demasiada información al respecto porque a las ganaderías que suelo ir no van demasiado las figuras. He visto a algunas de esas figuras tentar y hay de todo, pero por norma general no son buenos tentadores. Las figuras intentan lucirse y pegar buenos muletazos hasta en el tentadero y no les suele importar que el ganadero no vea a la becerra. Tentadores buenos que he podido conocer: Ruiz Miguel, Paco Ojeda, Marismeño, Padilla, S.Aguilar, el Cid... Como ves casi todos matadores de toros curtidos que conocen las querencias y todo tipo de encastes.

      Hay ganaderos que tienen tentadores fijos de esas primeras figuras. Sobre todo en ganaderías que no le dan demasiada importancia al tercio de varas. Las figuras suelen ir a tentar a las ganaderías que suelen lidiar en la plaza que, curiosamente, son las que fundamentan la tienta en la muleta sin apenas hacer caso del caballo. Un ejemplo: Talavante es tentador fijo en Cuvillo.

      ¡Muchas gracias a ti! Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Alberto:
    He visto tentar en varias ganaderías y he visto criterios muy distintos. Personalmente estoy de acuerdo en que la tienta de añojas es un ejercicio a ciegas más propio de impacientes, además de inútil ya que los animales tal vez aún no estén suficientemente desarrollados para cumplir con las exigencias reproductoras.
    En cuanto al caballo, a mi no me interesa tanto desde donde acude, sino lo que hace una vez que llega allí. Es más importante que pelee en el peto que acuda 10 veces sin entrega. Creo en todo caso que deberías insistir en que el caballo, siendo importante no es suficiente. La vaca en la muleta ha de ser igualmente completa e ir a más. Si no es así no debería servir. ¿No te parece?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. F.Romero:

      Como siempre un comentario lleno de sabiduría. Es igual de importante observar a la becerra puesta de lejos que lo que hace cuando llega. Cuando está puesta en suerte puedes observar si es fija o no, si se da la vuelta buscando la querencia, si escarba antes de arrancarse, si da un par de pasos hacia atrás, si es pronta o tarda... Y luego efectivamente lo que hace cuando llega al peto es importantísimo. Hay que ver si se queda o sale suelta, si empuja fija o cornea, si empuja con los dos o solo con un pitón, si lo hace con la cara alta o baja, si acepta el castigo y se duele... El tentadero en sí te va mandando información constantemente y hay que saber procesarla. Para mí es importante hasta cuando está parada al lado de un burladero.

      Felipe por supuesto que la muleta es importante y no se puede aprobar a una becerra mala en la muleta por muy buena que fuese en el caballo, ni al contrario. En esta entrada no he hecho apenas incapié en la muleta porque casi todo el mundo lo da por hecho y lo conoce. En la tauromaquia actual la muleta parece ser lo único importante y el caballo se deja de lado. Por ello decidí darle este enfoque, porque el olvidado suele ser el caballo. Pero por supuesto que una becerra debe ser buena tanto en el caballo como en la muleta para ser aprobada. Si falla en alguno de los dos ámbitos la becerra debe ser desechada.

      Un abrazo amigo Felipe y gracias por llenar ese hueco que le faltaba a la entrada.

      Eliminar
  4. Perdón por tardar tanto en contestar los comentarios de esta entrada pero he estado de viaje todo el fin de semana y me ha sido imposible. Disculpen.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  5. Me choca,después del rito que supone una tienta,ver a ese caballazo muro impenetrable,donde la bravura al verse tan impotente,debe diluirse un tanto.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Franmmartin:

      Pues esos caballos son más pequeños que los que se suelen utilizar en las plazas de toros. El del peto oscuro es algo grande para las becerras pero el del peto más claro esta bien. Además hay que pensar que el caballo de picar de la ganadería está para todo, tanto para picar las becerras, como los erales o incluso los toros a puerta cerrada. Imagina el gasto que supondría tener dos caballos de picar, uno para las hembras y otro para los machos.

      Un saludo y ¡muchas gracias por su aportación!

      Eliminar

Querido visitante si tu mensaje tiene intención de insultar, faltar el respeto a alguien, agredir verbalmente o es un comentario "antitaurino" faltando el respeto a los demás no te molestes en escribir puesto que no será publicado. Muchas gracias por la comprensión.