lunes, 25 de febrero de 2013

El toro "Ciclón"

Hace ya tres años, un día despejado de invierno de esos en los que el frío te quema, allí estaba él. Su madre, "Pelopinta" de nombre y colorada de capa, había fallecido esa noche debido a la edad y al frío invernal. Él, colorado igual que su madre, aguardaba acurrucado cerca de un arroyo. Sin su madre y con sólo varios días de vida su destino no distaba mucho del de su progenitora. Pensaba él que para que nacer si ese era el mundo que le esperaba. El frío, el hambre y el miedo traían de la mano a la muerte, pero alguien se le adelantó.

Andaba el vaquero Pepe, conocido por los amigos como Pepón, repasando las vacas con su yegua de toda la vida. Observó a la vaca muerta y cerca de ella vio el pequeño cuerpo de aquel becerro. Pensaba él que ya estaría muerto pero para su sorpresa todavía aguantaba aquel pobrecito huérfano el frío de aquel amanecer. El hombre lo recogió, lo subió a la perilla de su montura y se lo llevó con la intención de salvarle la vida.

Le quitó la tiritona con algunas mantas y con la caricia de sus manos y lo alimentó con leche de sus cabras para quitarle el hambre. Aquel becerro había salvado la vida gracias a aquel vaquero.

Fueron pasando los días y Pepón, para ahorrarse trabajo, lo acostumbró a mamar directamente de una de sus cabras. No le costó mucho esfuerzo ya que la experiencia es un grado y no era el primero que aquel hombre salvava así. Para aquella labor escogió su cabra más noble, de nombre "Ciclona", y al poco tiempo la cabra esperaba al becerro y el becerro esperaba con ansia la aparición de aquella cabra. Desde aquel momento aquel macho destinado a llamarse "Pelopinto" pasó a ser conocido como "Ciclón".

"Ciclón" fue creciendo entre las manos de Pepe y el tufillo a leche de cabra. El hombre lo acariciaba y mimaba e incluso lo acostumbró a ir detrás de él como si de su madre se tratara. Un día llegó el momento de separarlo de la "Ciclona", aquel becerro fue herrado con el número 54 y se unió a la camada a la que pertenecía. Creció junto a sus hermanos y tuvo una vida normal de toro bravo.

Ahora aquel becerrillo colorado es utrero. Tiene buenas hechuras, fue bravo en la tienta y posiblemente sea semental de la ganadería.

"Ciclón" en la actualidad, un precioso utrero que será semental
Pero a pesar de su bravura aquel becerrillo colorado no ha olvidado quien lo recogió aquel día frío de invierno en el arroyo y sabe que a él le debe la vida. Todavía todas las mañanas "Ciclón" y Pepón se saludan con varias caricias en demostración de esa amistad tan verdadera.

Pepe y "Ciclón" se saludan todas las mañanas como buenos amigos
Y como dice el vaquero: "Los animales muchas veces son más buenos que las personas". Aquel becerro colorado demuestra su lealtad a Pepón e incluso deja que su nieto se suba a su lomo como si de un caballo se tratase. Y también se deja acariciar por alguno de los que lo vimos criar desde pequeño.

Es un auténtico privilegio ser amigo de Pepón y de "Ciclón"
 La afición y el amor por los animales de un vaquero que aquella mañana de invierno cambiaron la suerte de un animal que pasó de estar casi muerto a tener una vida regalada, que pasó de estar huérfano a ser criado por una cabra, que pasó de llamarse "Pelopinto" a llamarse "Ciclón" y que cambió a su madre por un amigo, un amigo al que le debe la vida.

14 comentarios:

  1. Alberto:
    Lo siento, pero esta preciosa historia no puede quedarse aquí, no es posible. Si has empezado, hay que seguir. Yo quiero saber cómo es la vida de Pelopinto Ciclón, de si le echan a padrear, de cómo salen los hijos y cómo se desenvuelve con las vacas. Que historia tan gratificante para los que aman esto de los toros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique:
      Por supuesto que sabrás como es la vida de Ciclón. Cada vez que voy a casa intento ver a Pepón para hablar de toros y de campo con él. Siempre le voy a preguntar por Ciclón y cuando tenga tiempo no dudes que iré a visitarlo de nuevo para contarte como vive. Es un privilegio conocer esta historia. He visto muchos toros criados a biberón pero ninguno con esta nobleza y lealtad. Después de todo este tiempo lo considero un amigo al que no dejaré jamás de visitar de vez en cuando y por supuesto os contaré como sigue mi amigo Ciclón.

      Un abrazo Enrique.

      Eliminar
  2. Preciosa la historia Alberto. Joder, muchas veces pienso en la de historias como esta que se estan perdiendo aquellos que tienen la oportunidad de acercase al campo, y la de antitaurinos que por ignorancia voluntariamente adquirida no conocen esto.

    Envidio a muchos de estos vaqueros, y conozco a muchos como Pepon y a tambien conozco a muchos "ciclones", eso si, sin cabra de por medio. Espero que me des permiso para llevarmelo al blog.

    Un abrazo Alberto y gracias por compartir esta historia con nosostros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARIN:
      Eso mismo pienso yo. Cuando veo a jóvenes en mi pueblo que solo saben salir de fiesta, emborracharse y hacer el loco pienso tambien en lo que se pierden. Cada vez que voy a casa y estoy allí unos días sin tener que estudiar no dejo de pensar en lo afortunado que soy. Y muchos jóvenes desperdiciando el tiempo sin saber todo lo que esconde el campo.

      Lo de los antitaurinos ya es de traca. Si conociesen a vaqueros, ganaderos, mayorales o historias como ésta seguro que nos entenderían mejor. Pero a veces es que no quieren escuchar.

      MARIN he conocido también a muchos toros criados a biberón pero criados con una cabra mamando directamente solo he conocido varios y todos criados por Pepón. Pero ninguno ha sido como Ciclón de noble. Es un toro especial.

      Por supuesto que te lo puedes llevar a "El Retoñal", sería un honor. Esta historia y todo lo que quieras de "El Secreto de la Bravura". No tienes ni que pedir permiso.

      Un abrazo MARIN y muchas gracias.

      Eliminar
  3. ¡Que bonita historia! ¡Y que suerte tiene Pepón, poder acariciar ese Ciclón, después haberle salvado su vida, y ser màs que su amigo, como si el toro era un caballo o bien un perro agradecido a su buenhechor.
    Tambièn voy intentar traducir tu entrada en mi blog, para mis amigos aficionados galos, sobre todo para los antis de m...a que no entienden nada a la afición y a la naturaleza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedrito:
      Si que tiene suerte Pepón, pero creo que tiene más suerte Ciclón de que ese hombre lo encontrase y lo criase. Es una bella historia que merece la pena conocer.

      Traduzcala y que esos antitaurinos sepan el amor al toro bravo que hay en el mundo del toro. Que se den cuenta de una vez que el toro bravo es mucho más que la sangre que se derrama en el ruedo. Que se den cuenta que el toro en la plaza da la vida no solo a los de su especie sino a toda la naturaleza.

      Un saludo Pedrito y ¡gracias!

      Eliminar
  4. Hol Pablo , soy Juan Manuel el yerno de "Pepón" muy entrañable y bien narrada la vida de Ciclón. Yo tengo la suerte de haberla vivido de cerca ya que lo he visto en el corral de las cabras mamando y su evolución hasta hoy día.Por suerte para Ciclón hoy esta con un lote de vacas como semental haciendo disfrutar a su cuidador y salvador Pepón.
    Por otro lado si quieres tengo fotos y videos de Pepe con su nieto montandolo sobre el lomo de ciclón algo insolito ya que nadie se puede hacercar a el. Es increible la nobleza que demuestra un toro bravo hacia una persona.
    Bueno un saludo y felicitarte nuevamente nos has llegado al corazon a toda la familia gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Manuel es muy bonita la historia de Ciclón y de Pepón. Es algo que solo se ve una vez en la vida. Me gustaría poder ver esas fotos y poner alguna por aquí para que la afición al toro y al campo pueda verlas y disfrutarlas.

      Es una suerte conocer a Ciclón y a Pepón. Pepón tanto para mi hermano como para mí ha sido un maestro en el toro y en el caballo y además lo considero un gran amigo. Es una suerte conocer a un hombre como él.

      Un saludo y muchísimas gracias.

      Eliminar
  5. Soy yerno de Pepón y es lo más bonito ver a ese pedazo de toro dejarse acariciar como si de un perro se tratase

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo impresionante que no se ve todos los días. Es algo que solo se ve una vez en la vida. El amor y la afición de un hombre hacia un toro bravo y la nobleza del toro hacia su salvador y cuidador. Algo realmente impactante. Una historia que le contaré a mis nietos dentro de muchos años.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Felicidades:
    Auténtica pasión por el toro y su entorno demuestras en tus palabras, escribes precioso en este blog tan entusiasta por este mundo.
    Ese hombre del que también escribes y que tengo el gran orgullo de conocer, lo he visto toda la vida dedicando la suya al rejoneo realizando siempre las labores siempre en un segundo (o tercer) plano de mozo de cuadra y de espadas, preparando los rejones, vistiendo banderillas, reparando monturas, trenzando caballos con lazo e incluso realizando labores propias de un veterinario. Ha trabajado para muchos rejoneadores y viajado por medio mundo, también ha ganado premios de doma ecuestre. Pero un día dijo que se acabó, que se iba a la tranquilidad del campo, que también conocía a la perfección, ese hombre que este año ha sufrido la peor cogida que puede sufrir un padre, tengo el gran honor de decir: "Ese es mi Padre"
    Gracias por tus palabras, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Recuerdo cuando acompañaba a Pepón a repasar las vacas y me contaba todas esas vivencias. Recuerdo que me contaba cuando era todavía un niño y vivía en Los Alburejos, cuando se fue a Madrid con Vidrié y los caballos, cuando estuvo en Valencia haciendo espectáculos con caballos e incluso cuando participó en alguna película. Esos ratos con él no los cambiaría por nada en el mundo. Dando un paseo a caballo con Pepón y hablando con él se aprendía más que muchas horas montando. Es una enciclopedia del campo, el toro y el caballo. Para mí ha sido un ejemplo tanto en el mundo del caballo, como en el mundo del toro y en la vida. Es una persona a la que le tengo verdadera admiración. Muchas veces cuando estoy con mi hermano en casa empezamos a hablar de las historias de Pepón, de sus vivencias y los ratos que hemos pasado junto a él.

      Le he visto hacer cosas que son casi imposibles. Le he visto domar caballos casi imposibles en poquísimo tiempo y apartar vacas con una facilidad increíble.

      Jamás se me olvidará cuando se le arrancó aquella vaca vieja en "El Charco Dulce" y lo metió en el corral con la Pepona. Pensaba que estaba cogido y sacó el porro le dió en el sitio y salió de allí al paso como el que está paseando tranquilamente. Aquello me impresionó. Y luego la humildad de decir que fue suerte. Yo sé y todos los que vimos aquello que no fue suerte, eso solo era capaz de hacerlo Pepón.

      Y cuando íbamos cuatro o cinco a sacar las vacas del pantano del "Machorro" y no podíamos y al siguiente día iba él solo y las sacaba todas. Esas vivencias jamás las olvidaré.

      Cuando este año le pegaron esa cogida tan dura estaba deseando verlo para al menos darle la mano y decirle todo lo que lo sentía. En cuanto estuve por Medina di un montón de vueltas con el coche haber si era capaz de encontrarlo. Me llevé dos días angustiado porque quería verlo y me lo encontré con la moto por la carretera. Lo seguí y se paró en la venta a tomar un café. Allí me paré y pude darle la mano y hablar un rato con él. Entonces me quedé tranquilo. Porque para mí Pepón además de ser un maestro y tener admiración por él, es sobretodo un gran amigo.

      Un saludo, enhorabuena por tener un padre así y gracias a ti.

      Eliminar
  7. Que bonita historia!! Las lagrimas apenas me dejan escribir, enhorabuena pepon y que suerte tiene esa ganaderia de tenerte , y sobretodo ciclon. Mi admiracion a las personas que se ganan la vida cuidando dehesas,ganaderias ...... A todos oleeeeee por ustedes !! que seria de esas grandes ganaderias sin estas personas y sin su labor en el campo!!! Y me consta que pepon es de los mejores. Lo dice una enamorada del toro que ha vivido en este mundo desde chiquitita!!!! Y por supuesto gracias al autor de este blog. de nuevo enhorabuena señor pepon que la vida le vaya bien , un abrazo a su familia que son encantadores!! me despido diciendole: !! Suerte y al toro!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo: La verdad es que sin personas como Pepón el campo bravo no sería lo mismo. Pepón es un hombre muy sabio del campo bravo, del toro y de los caballos, porque él además de estar durante muchos años en este mundo tiene muchísima afición y eso da mucho.

      Le daré estas felicitaciones de su parte. Me produce mucha alegría que le haya gustado esta historia.

      ¡Muchísimas gracias! Un saludo.

      Eliminar

Querido visitante si tu mensaje tiene intención de insultar, faltar el respeto a alguien, agredir verbalmente o es un comentario "antitaurino" faltando el respeto a los demás no te molestes en escribir puesto que no será publicado. Muchas gracias por la comprensión.