jueves, 7 de agosto de 2014

Un mayoral de la vieja escuela: Paco Gómez (II)

Noche veraniega en Medina Sidonia. Intento dormir pero no puedo. Después de un verano más bien fresco empieza a hacer calor. La ventana abierta y la persiana hasta arriba deja entrar una suave brisa procedente del mar que refresca la noche. También deja entrar belleza. Las estrellas brillan en un cielo despejado y el silencio de la noche da una sensación de paz increíble. Cualquiera diría que es el ambiente perfecto para dormir, pero todo lo contrario. Es imposible dejar de observar el cielo, de escuchar el silencio, de pensar. Te metes en ti mismo tanto que ya no sabes si estas despierto o dormido. Entonces el silencio de la noche se rompe por un momento. Un mochuelo la adorna con su voz. Desde la ventana intento encontrarlo en la oscuridad. Es prácticamente imposible y decido disfrutar del momento. No importa donde está. Entonces ese sonido me recuerda a algo. Pienso en aquella vez cuando, estando en Cáceres, imaginé a aquellos mochuelos al pie del acebuche mientras subía al castillo de Torrestrella. No podía ser el mismo. Aquel era fruto de la imaginación y este es real ¿O quizás si sea el mismo?

Entonces vuelvo a recordar la historia del bueno de Paco, conocido como "Macario", que nació detrás del castillo de Torrestrella y se crió por los patios de "Los Alburejos". El destino quiso que aquel niño que aprendió en una de las casas de más solera del campo bravo desarrollase todo lo aprendido detrás del castillo pero un poco más lejos, en la finca de "Las Cobatillas", como mayoral de la ganadería de Ana Romero. 


Paco es de los pocos mayorales a la antigua usanza que quedan. Él no lo sabe, pero en su forma de trabajar le hace un homenaje diario a todos aquellos que lo enseñaron.  Primero le hace un homenaje a su padre. Él le echaba el pienso a mano a los multicolores "torrestrellas" y su hijo lo hace ahora con los cárdenos "anaromeros". 

Su padre le echaba el pienso a los "torrestrellas" y él a los cárdenos de Ana Romero...
Después recuerda a uno de los hombres que más ha admirado. A D. Álvaro Domecq y Diez. Aquel hombre todo lo hacía despacio y templado. Al paso. Y repasaba el ganado varias veces al día. Paco no iba a ser menos y es de los pocos que quedan que repasa animal por animal dos veces al día, mañana y tarde, llueva, haga calor o levante. Muy despacio, sin prisa, al son que marca el paso del caballo. Sin molestar al ganado. Resulta increíble como las vacas lo conocen. Parece incluso hablar con ellas. Él pasea entre ellas y ellas apenas lo miran. Para las vacas Paco es un compañero más, aquel que las respeta y mira por su bienestar. Algunas lo miran como queriendo saludarlo, otras siguen comiendo indiferentes, con la confianza que da la rutina. Hasta el becerro lucero deja de jugar de embestir al grajo para jugar a embestirle a él. 

Repasa las vacas dos veces al día aunque llueva...
...con pausa y temple, sin molestar al ganado...
...algunas vacas ni levantan la cabeza...
...y otras lo miran como queriendo saludarlo...
...incluso el becerro lucero que juega a embestir al grajo...
...prefiere jugar a embestirle a él...
Tras repasar las vacas y recordar a Don Álvaro, Paco recuerda a Juan Cid. El que fuese mayoral de Torrestrella, la mano derecha de D. Álvaro. Todavía por los patios de Los Alburejos las piedras parecen recordar a un hombre valiente y aguerrido como pocos. "Macario" se impregnó de ello desde niño. Hoy derrocha valor con unos toros tan complicados como son los de encaste Santa Coloma.  Los conoce desde que nacen y sabe cuales son sus reacciones con solo verlos andar. Sabe tratarlos con delicadeza y también con dureza cuando se lo merecen, como cualquier padre haría con un hijo. Conocedor de su reata, de sus hechuras y su comportamiento Paco es un catedrático de los toros de Ana Romero. Conoce a las madres y abuelas de cada toro y se acuerda de hasta donde le puso la chapa a aquel becerro que ahora escarba en uno de los cerrados esperando a ser lidiado en una plaza de relevancia. 

Derrocha valor con unos toros difíciles de tratar...
...sabe actuar con temple o con dureza según la situación...
...y recuerda hasta donde enchapó a cada uno de los toros...
Y luego, como todos los genios, tras inspirarse en aquellos que le enseñaron, Paco aportó su propio grano de arena al campo bravo. Quizás sea el único que lo haga aunque a él no le gusta presumir de ello. Cuando pare una vaca él lo sabe. Tiene en su cabeza las vacas que están a punto de parir y como las ve todos los días dos veces sabe cual es su estado a la perfección. Muchas veces se para delante de una vaca un buen rato como esperando a que la vaca le diga algo que solo él entiende. Cuando una vaca pare Paco normalmente sabe que iba a parir o incluso se tiene que parar en la lejanía porque la vaca esta pariendo. Entonces se acerca despacio y se para delante de la madre y su retoño. Observa si es macho o hembra y desde encima del caballo le pone el crotal al nuevo becerro sin tocarlo. No hay carreras, no hay voces, ni lazos, ni coche. Desde encima del caballo, con la tranquilidad del campo, Paco marca a sus becerros sin molestarlos. Las vacas conocedoras de la lealtad de su mayoral lo dejan actuar con total naturalidad. 

Sabe cuando una vaca está a punto de parir...
...hay veces que se para como esperando a que la vaca le diga algo...
...en ocasiones tiene hasta que esperar porque la vaca está pariendo...
...luego se acerca con tranquilidad...
...y enchapa al becerro desde el caballo, sin molestarlo...
Y es que "Macario" anda por el campo y no molesta. Respeta a las vacas y a los toros, a las flores, a los animales salvajes y hasta al aire. Es como un trozo más de la naturaleza. Nació en el campo y ha vivido toda la vida en el campo. Es una enciclopedia del toro y la naturaleza. Cuando sus toros se lidian viaja en el camión con ellos. En los corrales los toros se relajan con su voz. Los ve nacer, los acompaña durante toda su vida, día a día, hasta su destino en la plaza. Ellos ven en él a un trozo de su vida y de su hábitat. 

Paco es como un trozo más del campo, de la naturaleza...
...ve a sus toros nacer...
...los cuida con mimo durante toda su vida...
...en los corrales los toros se tranquilizan con su voz...
...y los acompaña a su destino, a la plaza...
Amigo de sus amigos, respetuoso y educado, como el campo le enseñó, porque el campo es una escuela de la vida. Todos los días, mientras repasa las vacas, el águila imperial le espera y le saluda, incluso si tiene una presa entre las garras. El respeto da confianza. Cuidadoso de sus caballos y de sus toros. Quizás algo cansado de toda una vida en el campo, aunque más bien, cansado de un mundo taurino cada vez más desleal, Paco sigue, después de 32  años al servicio de la ganadería repasando sus vacas . Y de vez en cuando, caminando por el "Lomo Alto", la mirada se le va de una de sus vacas al lejano castillo de Torrestrella. Sesenta años han pasado desde que un niño nació detrás de aquella fortificación. Mirando aquel castillo vienen muchos recuerdos, "La Granja", "Los Alburejos", Don Álvaro, Juan Cid, su infancia... entonces vuelve a mirar a la vaca y vienen muchos recuerdos más, sus toros, sus vacas, "Marquito", la corrida del Puerto, su vida... y sigue caminando por "Las Cobatillas", algo cansado, esperando a que una de sus vacas para un bonito becerro cárdeno para enchaparlo como él solo sabe y cuidarlo durante toda su vida como un mayoral de la vieja escuela...

Amigo del águila...
...cuidadoso con sus toros y sus caballos...
...de vez en cuando, observando una de sus vacas...
...se le va la mirada al castillo de Torrestrella y le vienen muchos recuerdos...
...y sigue caminando uno de los últimos mayorales de la vieja escuela...
Y el mochuelo volvió a piar. Miré hacia la ventana y estaba en las tunas de enfrente, como queriendo que lo viese. Se quedó mirando un rato y se fue piando a otra parte, rompiendo el silencio de una bonita noche de verano en la que ya no sabes si estas despierto o dormido...


12 comentarios:

  1. Guaoo, echaba de menos tus historias, dignas sucesoras del Viejo Mayoral de Salcedo, además de graficadas y vividas, siempre pendiente de tus vacaciones que es cuando mas te prodigas.
    Con ellas ademas de guardar una "sana envidia"por personas como Paco, aprovecho de hacer catarsis de la desgraciada vida y caos anarquico que vivimos en mi ex-país.

    Un fuerte abrazo y no te pierdas por tanto tiempo.
    Haroldo Izquierdo Rivero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haroldo:

      Amigo Haroldo, me queda mucho para parecerme al Viejo Mayoral de Salcedo. Solo cuento lo que el campo y su gente me cuenta cada día.

      Intentaré no perderme tanto, espero tener más tiempo porque tengo algunas cosas buenas que contar...

      Y lo más importante, desearos desde aquí, que todo se arregle pronto en vuestro bello país y toda esa desgracia acabe por fin. Vuestro pueblo no se merece eso.

      Un fuerte abrazo y muchísimo ánimo desde aquí, amigo Haroldo. Estamos con vosotros.

      Eliminar
  2. Una vez mas,bonitas palabras a la gente del campo.Gente que nos enseñan los valores de la vida, a respetarla y a ser respetados.
    Un saludo.
    Paloma García.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma:

      Tu mejor que nadie conoces esos valores, porque te los han enseñado desde pequeñita. La gente del campo es muy sabia y esconde secretos que pocos valoran, por eso merecen estas palabras y se merecen mucho más que esto. Ojalá mucha más gente aprendiese y conociese esos valores como tu los conoces, nos iría mucho mejor.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Alberto.¡Qué grande!Hay personas que se merecen estar en los altares y "Macario" es una de ellas.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco Gallardo:

      Amigo Paco, "Macario" se merece mucho más que eso. Ojalá hubiese más gente como él, todo iría mucho mejor. Es un hombre de los que no quedan, de los pies a la cabeza. Una persona con la que da gusto estar y con la que aprender del campo, del toro y de la vida.

      Un abrazo y espero verte pronto.

      Eliminar
  4. Tardo en llegar Alberto, pero no te podía faltar. Estamos muy liados con los herraderos.
    Que cosas la de los mayorales, lo que se aprende de ellos, que curiosamente, son los que mas saben de toros y los mas olvidados de esta fiesta. Por suerte, siempre es bueno tener gente como tu que estas cosas las sabe valorar y no las deja pasar por alto.

    Un abrazo Alberto, y gracias por tus relatos de campo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARIN:

      Si la gente del toro escuchase a la gente del campo muchas cosas cambiarían. Como bien dices, la gente del campo está olvidada y no se dan cuenta que nadie va a saber más de toros que un mayoral que los ve nacer, crecer y vive con ellos todos los días. La universidad del toro es el campo y sus libros son los mayorales y ganaderos, y tu lo sabes bien.

      Un fuerte abrazo y de nuevo ¡muchas gracias! Fue una mañana inmejorable, espero tener tiempo y que pronto aparezca por aquí.

      Eliminar
  5. Hola Alberto
    Conci tu blog hace unos días recomendado por una amiga. Gracias por tu forma de contar la vida en el campo bravo de esa manera tan fresca y natural como el campo mismo.
    Yo estaba el día del embarque de los torrestrella para Pamplona este año, y se que ni tu ni yo ni ninguno de los que allí estuvimos lo olvidaremos .
    Ánimo para seguir escribiendo tan maravillosamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo Guitarte:

      Bienvenido al blog Pablo, me alegro mucho de que te guste. Intento que la gente valore y conozca una parte muy importante de la fiesta de los toros, el campo. Creo que si el campo estuviese más a la mano del público en general habría muchos más aficionados a los toros.

      Ese día, esos caballos, a Luis, ese toro y esos momentos no los olvidaré en la vida. Lo importante es que todo quedase en una anécdota y se pueda contar.

      Muchas gracias y espero que la próxima vez que nos veamos sea en otra situación.

      Un saludo y encantado de hablar por aquí.

      Eliminar
  6. Buenas noches señor Ariza. Un deleite el leerle.
    Kaparra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kaparra:

      ¡Muchísimas gracias amigo! Me alegro de que le guste.

      Un saludo.

      Eliminar

Querido visitante si tu mensaje tiene intención de insultar, faltar el respeto a alguien, agredir verbalmente o es un comentario "antitaurino" faltando el respeto a los demás no te molestes en escribir puesto que no será publicado. Muchas gracias por la comprensión.